soy un pezcuezo

Entradas etiquetadas como “#autoritarismo

RC*RC*RC=RC³ por Carlos Arcos Cabrera (opinión) #RevoluciónCiudadana #RafaelCorrea #RestauraciónConservadora

 

positivismoPublicado originalmente en La Republica el 12 de octubre de 2014

por Carlos Arcos Cabrera
Quito, Ecuador

 

En la historia latinoamericana hay dos personajes singulares, por lo nefastos, no por otra razón: el Doctor Francia (1766-1840) Dictador Perpetuo de la República de Paraguay (ese era su título oficial) y Porfirio Díaz (1830-1915). El primero dominó Paraguay durante veintisiete años autoproclamado el representante del progreso y la razón, con la promesa de convertir al pequeño país en una réplica de Francia considerada el territorio de las libertades y sede de la razón universal. El segundo gobernó México por treinta y cinco años inspirado en el positivismo de Augusto Comte y cuyo dominio sólo concluyo con la Revolución Mexicana.

En los dos casos, las cárceles y los cementerios se llenaron de opositores, las libertades nunca echaron raíces profundas y esos hombres fuertes se perpetuaron en el poder. Díaz promulgó la llamada Ley mordaza que permitió silenciar periódicos y encarcelar periodistas sin más requisito que la voluntad del gobernante. Actos similares llevó a cabo el Doctor Francia. Por último Díaz reformó la Constitución de México y de la reelección después de un periodo se pasó a la reelección indefinida.

Progreso, modernidad, desarrollo, lucha contra la desigualdad o como se lo quiera llamar se han asociado en América Latina, paradójica y lamentablemente, con regímenes autoritarios. Con muy pocas excepciones, la democracia y todas las vertientes de la modernidad o del progreso se plantearon en términos antagónicos. Dos quimeras que tienden a devorarse y que dan por resultado la modernidad autoritaria, sub tipo de la modernidad barroca de la que hablaba Bolívar Echeverría. Francia y Díaz son ejemplos lejanos, no son los únicos y existen otros más cercanos. En este marco histórico se debe entender lo que en el lenguaje de la Revolución Ciudadana y de Rafael Correa, se califica como «Restauración Conservadora». Me pregunto si la Restauración Conservadora es una metamorfosis de la Revolución Ciudadana, es decir un movimiento interno que encontraría una explicación en sus fuerzas internas, o, se trata de una amenaza que viene de fuera, desde las dispersas y fraccionadas oposiciones a la RC. Mi respuesta apunta a la hipótesis de la metamorfosis.

Contra la hipótesis de la metamorfosis, el discurso oficial de RC, presenta las demandas de la oposición como un intento de tal restauración. Es un juego de espejos, o de máscaras, o de espejos y máscaras, de encubrimiento, al fin: «Te acuso de lo que hago, pongo en tu boca mis deseos, te acuso de mis planes». Un billar a tres bandas con un sólo ganador, un golem político de múltiples rostros: Revolución Ciudadana, Rafael Correa, Restauración Conservadora: RC³.

Existen un conjunto de decisiones adoptadas por el régimen, la Ley de Comunicación, la liquidación del proyecto Yasuní, el nuevo Código Penal, la penalización del aborto, criminalización de la protesta social, reelección indefinida, el conjunto de cambios constitucionales y el despliegue de violencia estatal contra los manifestantes del 17 de septiembre que pueden ser calificados como decisiones conservadoras, en dos sentidos: en la peor de las tradiciones conservadoras o de derechas y en la peor de las tradiciones del socialismo real. Conservadora en dos sentidos que por arte de birlibirloque aparece como la práctica de los más radicales socialismos, como la ruptura con todos los pasados.

De todas las iniciativas la crucial es la reelección indefinida. Es la estrategia de RC³ y de los aprendices del Doctor Francia y de Porfirio Díaz para culminar su Restauración Conservadora. Una de las consignas claves de la Revolución Mexicana fue: ¡Sufragio efectivo y no reelección! El PRI lo interpretó a su manera. No habría la reelección de un caudillo sino de un partido y el que fue gobernante en un sexenio desaparecía del escenario político. En el caso de la RC³, en una perspectiva menos imaginativa que la del PRI, se quiere perpetuar al dirigente y al reducido círculo de los usufructuarios del poder.

En este contexto no dejan de presentarse sorpresas. El cuasi monopolio mediático de la RC³, incluidos los fusilamientos mediáticos sabatinos, no ha conseguido convencer a la ciudadanía de que la reelección indefinida es el trasatlántico que nos llevará al Sumak Kawsay y por cierto a la felicidad, en la caricaturesca versión búdica de Elhers, que no es otra cosa que la obligación de sonreír al poder.

De acuerdo a las encuestas, una abrumadora mayoría quiere opinar y decidir sobre el tema. Esto no garantiza que los obsecuentes servidores de la RC³, en la Asamblea Nacional y en la Corte Constitucional impongan la reelección indefinida y el paquete de reformas constitucionales. Sin embargo, bien saben que será una decisión que no tendrá legitimidad alguna. Saben que arrojan la Constitución al desván de los trastos inútiles, que en alguna medida ya lo es, y que abren las puertas al pasado de oprobio que juraron superar.

La oposición a la reelección, la demanda por la consulta, ha dejado de ser un tema de derechas o de izquierdas, en la forma tradicional en que se utilizan estos vocablos y que son parte del discursos político común. Hoy por hoy es un asunto de sobrevivencia ciudadana, un desesperado e intuitivo intento por rescatar un espacio para el ejercicio de los derechos cada vez más amenazados por una visión única y unívoca de la vida, la política, la «verdad», la historia: la que trata de imponer la triple RC.

Los tiempo han cambiado. El poder se demuestra en su fragilidad, en su impermanencia, tanto el poder de los grandes estados, como el de los pequeños tiranos en los pequeños reinos. La historia se ha acelerado. No vivimos el fin de la historia, sino el frenesí del cambio histórico, en que la aparente solidez del poder o los poderes «se desvanecen en el aíre»; en el aire enrarecido de un futuro incierto.

Anuncios

#Yasunidos exige al #CNE, explique por qué se rompió el sello y cadena de custodia de cajas con cédulas. #ConsultaPopular #YoFirmoPorElYasuni

EXIGIMOS al CNE nos EXPLIQUE por qué se rompió el sello y cadena de custodia de las CAJAS QUE CONTENÍAN LAS CÉDULAS. Aquí las dos fotos de la CAJA CLARAMENTE SELLADA y después ABIERTA sin nuestra presencia. Y el vídeo cuando llegamos y encontramos la caja abierta y se nos dijo que FALTABAN CÉDULAS de varios responsables, eliminando inmediatamente decenas de miles de firmas!! ¿Ha esto llaman transparencia?

Queremos que se suspenda el proceso hasta verificar todas las cédulas y que se garantice que este va a ser un proceso transparente.

Estaremos haciendo PLANTÓN EN EL CNE hasta que tengamos respuestas. Aquí estaremos defendiendo las firmas. Únanse los que puedan.


“Allanamientos políticos” – por Juan Cuvi (articulo opinión)

A propósito del allanamiento a la oficina del Asambleista Clever Jimenez y a la casa de su asesor Fernando Villavicencio con absoluta ilegalidad y violencia, reproducimos este artículo de opinión de Juan Cuvi publicado en El Comercio el día Viernes 3 de enero de 2014.

Foto de Diario Hoy

Foto de Diario Hoy

Que un Gobierno ejecute allanamientos políticos es un mal síntoma. Estas medidas nos retrotraen a épocas oscuras y siniestras de la historia (sobre todo latinoamericana), a excesos y brutalidades que suponíamos superados. El allanamiento con visos políticos ha sido, desde siempre, un recurso predilecto de dictaduras y gobiernos autoritarios. Hipócritamente revestido de formalismos legales, como en tiempos de Febres Cordero, o abiertamente ilícito, como en las dictaduras militares del Cono Sur, expresa una forma muy particular de concebir y manejar el poder. Neutraliza, amedrenta y, en última instancia, aterroriza a la sociedad. Que un Gobierno autorice allanamientos políticos escudados en la oscuridad y desolación de la madrugada, y mediante un despliegue inusitado de fuerza, es un síntoma grave. Implica un golpe de sorpresa digno de escenarios bélicos, jamás civiles. Es la desproporción policial, el asalto, el abordaje, la irrupción violenta, la invasión de la intimidad; refleja la renuncia a todo procedimiento jurídico ecuánime y a toda acción política democrática. Son las reminiscencias de los Estados policiales del siglo pasado, los procedimientos encubiertos por la noche y la niebla con que se pretendía ocultar, a los ojos de la población, los actos represivos del Régimen de turno. Que un Presidente de la República declare olímpicamente que conoce algunos contenidos de una investigación fiscal -que se supone reservada- es un síntoma peligroso, porque desborda toda racionalidad institucional. Corrobora la sensación de indefensión que nos invade cada día, y refrenda las advertencias respecto de un proyecto totalitario que se estaría fraguando. Evidencia el silencio cómplice que desborda a funcionarios públicos, asambleístas y jueces incapaces de salir por sus fueros. Desnuda el talante de quienes en otras épocas habrían puesto el grito en el cielo por hechos menores. Resume la verdadera naturaleza humana de quienes algún día fungieron (o fingieron) de defensores de los derechos humanos, y hoy se apoltronan en las penumbras del poder. Las versiones oficiales en el caso de los allanamientos a las viviendas de Fernando Villavicencio y Cléver Jiménez son, por decir lo menos, deleznables. Tanto la del Gobierno como la de la Fiscalía. ¿De qué “acto urgente” estamos hablando? ¿Qué delito estaban cometiendo o iban a cometer los implicados que justificara una reacción inminente de parte de las autoridades? ¿Por qué hacerlo en días previos a un feriado inusualmente largo? Contrariamente a lo previsto por el oficialismo, este acto de fuerza terminará por dar mayor crédito a las explicaciones de los dos afectados antes que a las acusaciones en su contra. La suspicacia de la gente tiene ojos para ver detrás de la niebla .

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/juan_cuvi/Opinion-Juan_Cuvi-Allanamientos_0_1059494103.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com


Cómo fue la clausura de las oficinas de #Pachamama? #SolidaridadPachamama

A continuación un video dónde se muestran los hechos del pasado 4 de diciembre, cuando fueron clausuradas y allanadas las oficinas de la fundación.