soy un pezcuezo

ATENCIÓN!!! #ECUADOR PRETENDIENDO SER #BASURERO #NUCLEAR !

En las pasadas semanas han llegado noticias de un  Convenio entre el Gobierno de la República del Ecuador y el Gobierno de la Federación de Rusia sobre “Cooperación en la Esfera DE la Utilización de la Energía Atómica para Fines Pacíficos”.

Es de gran preocupación una noticia de este tipo, ya que lo último que necesita nuestra región y menos aún nuestro país es comenzar a invertir e importar tecnología nuclear. Sobretodo luego de todas las trágicas experiencias en otras latitudes de nuestro mundo. Hoy en día la mayoría de paises nucleares estan dejando de lado esta tecnología en vista del gran impacto contaminante y por los altos riesgos a la vida.

A continuación les transmitimos un análisis de Acción Ecológica en Ecuador sobre este tema.

Debemos permanecer activos y alertas con esto para poder manifestar nuestra resistencia a este tipo de Desarrollo que nos siguen proponiendo desde los poderes dominantes del mundo y de nuestro país.

 

Amigos y amigas, ante la posibilidad de una inminente aprobación por parte de la Asamblea Nacional del “Convenio entre el Gobierno de la República del Ecuador y la Federación de Rusia sobre Cooperación en la Esfera de la Utilización de Energía Atómica para Fines Pacíficos”, Acción Ecológica hace público su rechazo a dicho convenio, por tratarse de una de las más graves amenazas que pesarían sobre nuestro territorio y el conjunto de la población.

 

DOCUMENTO PRESENTADO A LA COMISIÓN DE SOBERANÍA, INTEGRACIÓN, RELACIONES INTERNACIONALES Y SEGURIDAD INTEGRAL

Ref.: “Convenio entre el Gobierno de la República del Ecuador y el Gobierno de la Federación de Rusia sobre Cooperación en la Esfera DE la Utilización de la Energía Atómica para Fines Pacíficos”

Introducción

Hiroshima, Nagasaki, Chernóbil, Fukushima son nombres que no pueden ser mencionados sin un estremecimiento. Los dos primeros nos recuerdan las atrocidades a las que pueden llegar los conflictos bélicos y todos ellos nos evocan el peligro que entraña una de las tecnologías más peligrosas que ha creado la humanidad.

Es atribución de la Asamblea Nacional aprobar o improbar los tratados internacionales en los casos que involucre los derechos y garantías establecidas en la Constitución, pero también es una tarea de la Asamblea N

acional precautelar los intereses y el bienestar de los ciudadanos y las ciudadanas de nuestro país.

En este sentido, Acción Ecológica se permite remitir a la Comisión encargada, consideraciones generales sobre los riesgos de la energía nuclear, así como comentarios al Convenio suscrito en Moscú el 29 de octubre de 2009 entre el Gobierno de la República del Ecuador y el Gobierno de la Federación de Rusia sobre Cooperación en la Esfera de la Utilización de la Energía Atómica para Fines Pacíficos.

ENERGÍA NUCLEAR: la más peligrosa sobre el planeta

La industria nuclear es posiblemente la más peligrosa y contaminante que existe sobre la faz de la tierra. El uso de energía nuclear, así sea para fines pacíficos, es riesgosa para la población y para los Estados que la desarrollan. Las sustanc

ias radioactivas están entre las más peligrosas que existen.

Primeramente porque la producción de energía nuclear está directamente asociada a otro grave problema que es la minería de uranio.

La extracción

de uranio causa daños ambientales y a la salud de la gente que vive aledaña a las minas. Existen infinidad de estudios de acceso público que dan cuenta y testimonio de estos impactos.
Datos científicos dicen que podría haber este mineral en el Ecuador, en el conocido bosque de Puyango y en la Cordillera del Cóndor. Del lado peruano de esta cordillera, la empresa con capitales canadienses Dorato realizaba actividades de prospección hasta que fue cuestionada por los indígenas de la zona obligando al gobierno a suspender las concesiones.

En nuestro país, la minería de uranio causaría impactos sociales y ambientales irreversibles en donde se la realice. Esta es una actividad altamente peligrosa y quienes trabajan en ella se ven expuestos a la radiación natural de ese tipo de minería. De acuerdo al OLCA de Chile, en minas de este tipo los mineros suelen morir de cáncer y presentar diversos tipos de tumores y enfermedades derivadas de la exposición a la radiactividad. Por este motivo es una de las actividades mineras mas cuestionadas.

El Ecuador jamás debiera permitir que se explore con la posibilidad de extraer uranio en su territorio. Al igual que al incurrir en la esfera de la industria nuclear, nuestro país estaría contribuyendo a que este problema se perpetúe en otros lugares de donde se extrae este mineral.

El segundo factor tiene que ver con la manufactura de sustancias radioactivas, o materiales y componentes para los reactores nucleares, o producción de isótopos radioactivos. En el lugar donde esto ocurre la contaminación es permanente por fugas de diversa índole, también causando impactos en la salud de los ecosistemas y de la gente que vive cerca o trabaja en esos lugares.

El uso de la energía nuclear está también asociado a impactos ambientales que son atroces. Jamás el Ecuador debiera siquiera pensar en instalar ningún tipo de infraestructura que signifique semejantes riesgos.

El cuarto factor tiene que ver con aquellos problemas relacionados con el desmantelamiento de los reactores, su enfriamiento, su demolición, la disposición de los contenedores, y la construcción de depósitos.

Se sabe que los residuos nucleares son materiales altamente peligrosos que emiten una gran cantidad de radioactividad por miles de años. El contacto con éstos por parte de cualquier ser vivo resulta letal.

El quinto factor tiene que ver con los desechos nucleares que son uno de los problemas más serios y no existen aún soluciones aceptables hasta la fecha. Por este motivo, varios países del Norte buscan exportar desechos nucleares a países del Sur. Estos podrían durar decenas de miles de años en desaparecer. No hay manera de destruirlos.

Ecuador jamás podría permitir que ningún tipo de residuo radioactivo entre a nuestro territorio, bajo ningún concepto.

ENERGÍA NUCLEAR: Sus impactos sociales, ambientales y económicos

La industria nuclear no sólo afecta en los lugares donde se extrae el uranio, donde se manufactura los productos, donde se usa o donde se deposita los desechos.

*      La energía nuclear afecta a la humanidad entera. Afecta a los pueblos del mundo, porque daña el pool genético de la humanidad. Pudiendo las partículas radioactivas incidir en el futuro mismo de la especie humana porque afecta sus genes.

*      Causa cáncer, pero también mutaciones, defectos de nacimiento en la población cercana y en el área de influencia, que puede ser cientos o miles de kilómetros. Causa esterilidad, afectando directamente la capacidad de reproducción de las personas. Por algo se habla de holocausto nuclear.

*      La energía nuclear es mala además porque implica costos sociales increíblemente graves. No solo por las enfermedades, pero también por lo que implica la protección física de los materiales y las instalaciones: seguridad policial, militar y de otra índole para controlar el riesgo de un eventual acto terrorista, sino porque también los estados suelen reprimir brutalmente las gigantescas protestas de la población que se opone a la instalación de este tipo de industrias. Otros problemas asociados a la industria nuclear es la vulnerabilidad y las tensiones geopolíticas. Por todos estos motivos hay un gran movimiento antinuclear que se desarrolló durante los años 80 en los países del Norte.

*      La energía nuclear necesita ingentes cantidades de agua para el enfriamiento durante su funcionamiento, poniendo en riesgo el derecho humano al agua.

*      Además, la energía nuclear necesita recursos económicos enormes. La energía nuclear se vuelve cada vez más un negocio riesgoso. En Europa, en Estados Unidos, o en cualquier parte, la energía nuclear no puede sobrevivir en el mercado, a menos que los estados la subsidien con miles de millones de dólares de las arcas públicas. Es la energía más cara por los costos de inversión en infraestructura, en seguridad, en protección física y en los seguros que necesita. Económicamente resultaría un absurdo.

ENERGÍA NUCLEAR: ¿para quién y para qué?

*      Sobre la energía nuclear para fines “pacíficos”. Debemos señalar que la “paz” es más que la ausencia de guerras. Una población contaminada en la mina de uranio, en las zonas que se asienten las infraestructuras o la planta nuclear nunca más podrá vivir en paz. Habrá enfermedad, muerte, contaminación del aire, de las aguas. No permitamos que el Ecuador viva la inestabilidad que genera esta industria.

*      Se pretende justificar la instalación de infraestructura basada en la energía nuclear con el argumento de que se usará para fines altruistas como es la medicina. El uso de material nuclear en medicina es sumamente pequeño comparado con el energético y bélico. Suele ser utilizado para combatir el crecimiento de células cancerosas o la radiología. Si el Ecuador necesita material radioactivo para fines médicos, existe suficiente mercado mundial para comprar. No hace falta exponer al país a los riesgos que implica la minería de uranio o la construcción de plantas de manufactura de materiales nucleares. Se pone a la salud como pretexto, cuando es la salud de muchos ecuatorianos la que se verá afectada por los riesgos de esta industria.

*      También se promociona el uso de material nuclear en la agroindustria. Éste se usa principalmente para mantener los productos agrícolas, por irradiación atómica, en un estado que permite su transporte por miles de kilómetros. Se lo usa sobre hortalizas, camarones, banano, soya, arroz, etc

En Europa se conoce de escándalos provocados por empresas que aplican esta tecnología en productos que ya están dañados, para quitarles el mal olor o disimular su mala presencia. Pero además, desde el punto de vista de la salud nutricional este tipo de aplicaciones le resta nutrientes a los alimentos. Es por esto también que la energía nuclear aplicada a la industria agrícola no tiene sentido para el Ecuador.

*      Desde el punto de vista energético: la energía nuclear es absurda. Al usar leña como energía se obtiene una carga calórica de cientos de grados centígrados; la energía fósil, sin tomar en cuenta los conocidos impactos, obtenemos quizás miles de grados centígrados; en cuanto a la energía nuclear se generan millones de grados centígrados. ¿Para qué? nos preguntamos; quiénes en el Ecuador se beneficiarán de esto?

ENERGÍA NUCLEAR: el peligro de la distracción

Los usos pacíficos de la energía nuclear fueron un invento para dar una cara bonita a las armas nucleares y maquillar a la industria de armamento nuclear. Así la gente cree que es amistosa o “pacífica” y nos distrae de lo que tiene detrás.

La energía nuclear además distrae la atención de la necesidad urgente de desarrollar energías verdaderamente limpias, en lugar de invertir en energías limpias, descentralizadas, con tecnologías propias, nos genera dependencia. Además, quienes promueven este tipo de energía brindan información engañosa al decir que genera empleos. De acuerdo a diversos estudios, la relación de empleos generados entre la energía solar y nuclear es de 1000 a 1. Desde todo punto de vista, la energía atómica es ajena a la soberanía energética y por supuesto al sumak kawsay.

ENERGÍA NUCLEAR: seremos los “tontos útiles”, ¿de quién?

Finalmente debemos señalar la enorme inversión en cabildeo que hace la industria nuclear de los países del Norte. Viajan por el mundo para convencer, y al parecer lo hicieron con algunos funcionarios ecuatorianos, de que la energía nuclear es un buen negocio, una inversión con fines “pacíficos”, que nos vamos a beneficiar de la explotación de algún yacimiento de uranio que podamos tener y de la energía nuclear.

Pero lo que pasa es que la industria nuclear está en picada y necesitan exportar maquinaria y tecnología que tienen problemas en usarla, o exportar técnicos que capacitarán a científicos en el Ecuador o en otros países. Viajan buscando nuevos mercados en países ingenuos que caen en la trampa. No debemos ser los tontos útiles para la industria nuclear rusa.

Un caso emblemático es el de Filipinas y la empresa Westinghouse, que construyó una central nuclear en una zona llena de fallas sísmicas. Es un caso de corrupción en el que estuvo involucrado Ferdinand Marcos. Filipinas se endeudó para esto. La planta nunca funcionó y hasta ahora el pueblo filipino sigue pagando la deuda, al cabo de 20 años. Ecuador es un país con condiciones sísmicas innegables por lo que sería una locura incursionar en la energía atómica, ya que estaríamos expuestos a sufrir desastres como los que han existido en las últimas décadas.

Es por esto que inclusive grandes financistas están rechazando este tipo de inversiones, considerado de enormes riesgos, entre los que resaltan los problemas de seguridad, la manipulación y disposición de desechos radiactivos y la probabilidad de accidentes.

ACCIDENTES NUCLEARES

El caso de Chernóbil representa el accidente nuclear más grave de la historia, sucedido el 26 de abril de 1986, en Ucrania. Las estimaciones de muertes por cáncer producto del accidente de Chernóbil son muy disimiles, las más discretas hablan de entre 30 mil a 60 mil casos. Greenpeace por su parte afirma que las muertes fueron de al menos 93.000 personas. Además hubo decenas de miles de evacuados. Las cifras oficiales señalan que la cantidad de material radiactivo liberado en Chernóbil fue de 500 veces mayor que la liberada por la bomba atómica arrojada en Hiroshima en 1945 por el ejército de los Estados Unidos. Esta bomba mató a cerca de 120.000 personas y provocó más de 300.000 heridos quienes siguieron sufriendo las atroces consecuencias de la exposición a la energía atómica aún décadas más tarde.

En los últimos años se han producido varios accidentes nucleares en el mundo, todos graves:

*      Three Mile Island, Estados Unidos, en 1979

*      Hamm-Uentrop, Alemania, en mayo de 1986 (escape de radiación hasta dos kilómetros)

*      Goiania, Brasil, en 1987 (Derrame de Cesio137 de un hospital)

*      Greifs-Exwald, Ex-República Democrática (RDA) en 1989 (fusión parcial del núcleo)

*      Vandellós, España, en octubre de 1989 (incendio en la zona de turbinas)

*      Tomsk, Rusia (ex Unión Soviética) en abril de 1993 (contaminación hasta 28 kilómetros)

*      Tokaimura, Japón, en septiembre de 1999 (trabajadores expuestos a radiación; dos murieron)

*      Indian Point, Estados Unidos, en febrero de 2000 (descarga de vapor radiactivo)

*      Onagawa, Japón, en febrero de 2002 (incendio en los cimientos de uno de los reactores)

*      THORP, Gran Bretaña en abril de 2005 (una solución de 20 toneladas de uranio y 160 Kg de plutonio en 83 mil litros de ácido nítrico se filtró por una tubería rota

*      Dounreay, GB en septiembre de 2005 (vertido de 266 litros de residuos radiactivos)

*      Kashiwazaki Kariwa, Japón, en julio de 2007 (a consecuencia de un sismo la central sufrió un incendio parcial y derrames radioactivos)

En mazo del 2011, debido a un terremoto en Japón se produjo la explosión del reactor nuclear Fukushima Daiichi, en la Central nuclear Fukushima. Se reportó fallos en los sistemas de refrigeración y liberación de radiación. Se produjo daños a la salud, vertidos radioactivos al mar, contaminación de cultivos, inclusive a cientos de kilómetros del lugar del incidente.

COMENTARIOS AL CONVENIO ENTRE ECUADOR Y RUSIA

El Ecuador siempre ha mantenido una vocación pacífica y de respaldo a todo acuerdo de no proliferación de armas nucleares, sin embargo, creemos que la firma del “Convenio entre el Gobierno de la República del Ecuador y el Gobierno de la Federación de Rusia sobre Cooperación en la Esfera la Utilización de la Energía Atómica para Fines Pacíficos” podría estar contraviniendo esta tendencia, por lo que debiera ser revertido, y cuestionado por la sociedad ecuatoriana en su conjunto.

Aparte de lo expuesto, ante lo cual hay que aplicar el Principio de Precaución, la Asamblea Nacional debiera improbar dicho convenio.

Otros riesgos asociados a las cláusulas del Convenio:

Se habla de información clasificada. En un tipo de industria como la nuclear, lo que ocurre es que ante cualquier riesgo, la información definida como  clasificada o confidencial inmediatamente permitiría el ocultamiento de información sobre cualquier contingencia. En el caso de Fukushima, se supo posteriormente que el gobierno japonés manejaba información distinta a lo que realmente estaba ocurriendo, minimizando el impacto. El ocultamiento de información es propio de este tipo de industrias de alto riesgo y de alta vulnerabilidad.

El convenio contempla la posibilidad de minar uranio, construir centrales nucleares, fabricar materiales radioactivos, que conlleva riesgos ya mencionados; pero también implica la evacuación del combustible nuclear utilizado de producción rusa y el tratamiento de residuos radioactivos. ACASO EL ECUADOR PRETENDE CONVERTIRSE EN UN BASURERO NUCLEAR RUSO! Es increíble que algún funcionario público no haya podido medir las consecuencias de esto!

Hace poco tiempo el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ofreció al Ecuador un aporte de casi un millón de dólares para el desarrollo de investigaciones sobre tecnologías nucleares. Se debería hacer una auditoría pública para conocer en qué se invirtió este dinero.

En nuestro país, la Comisión de Energía Atómica (CEEA) es la encargada de lo concerniente a la seguridad nuclear y protección radiológica para las importaciones de estos componentes y también con lo relacionado a la producción, adquisición, transporte, exportación, transferencia, utilización y manejo de los materiales para el desarrollo de estas tecnologías. No puede ser cómplice de lo que puede significar este Convenio.

El convenio es contrario a la Constitución del Ecuador, expone a nuestro país a los riesgos que significa la industria nuclear. No se justifica de ninguna manera que el Ecuador incursione en este tipo de inversiones, que nos expone a una pesadilla nuclear.

ACCIÓN ECOLÓGICA

Fuentes y más información:
• FAIRLIE, I. y SUMMER, D. The Other Report on Chernobyl (TORCH). Alemania, abril 2006. http://cricket.biol.sc.edu/chernobyl/papers/TORCH.pdf
•  Greenpeace España. www.greenpeace.org/espana

•  Mines and Communities http://www.minesandcommunities.org/
OLCA. Chile http://www.olca.cl

•   RODRIGUEZ PARDO, Javier. EN LA PATAGONIA NO. el Bolsón, Argentina. 2006.                 http://www.machpatagonia.com.ar/wp/wp-content/uploads/enlapatagoniano.pdf
•   Taller Ecologista, Argentina. www.taller.org.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s